Bélgica es un país que con el paso del tiempo ha sido influenciado por los franceses, los austríacos, los españoles y los holandeses, por lo que es una comunidad multilingüe en la que predominan el neerlandés, el francés y el alemán como sus tres idiomas oficiales.

Se estima que el 15% de su población es extranjera y que en Bruselas, su capital, se pueden encontrar habitantes provenientes de más de 180 países diferentes, por lo que gran parte de los belgas también hablan inglés.

Los jóvenes suelen hacer deporte, especialmente el fútbol y el ciclismo (¡Hay muchas ciclovías en Bélgica!), asistir a recitales, al cine y disfrutar de la gastronomía del país que es la cuna de las papas a la francesa y los chocolates.